¿A QUE LÍDER ESTOY SIGUIENDO?

Oscar Hidalgo

Oscar Hidalgo

Con la explosión de los medios sociales en Internet y la proliferación de supuestos líderes de negocios, una de las preguntas más comunes que la gente me hace es ¿a qué líder estoy siguiendo en Twitter o Facebook?. La pregunta más importante que debería hacer, es “¿A dónde me están llevando?” los líderes que estoy siguiendo.

Cientos de miles de personas pueden decidir seguir a una persona, pero eso no los convierte en un líder. Ser popular y tener muchos seguidores en los medios sociales, no está relacionado con ser exitoso en los negocios y un verdadero líder. Un verdaderos líder es mucho más que alguien que entretiene y cautiva por el momento. Los Líderes tienen la capacidad de escuchar, y por escuchar ellos ganan valiosos comentarios del equipo. Los comentarios les ayudan a corregir lo que están haciendo mal y perfeccionar sus habilidades de liderazgo. Es lógico que los líderes son humildes – saben que sus asesores tienen mucho que enseñar. Los líderes, como cualquier jefe militar exitoso sabe, confiar en su equipo.

La persona que piensa que él o ella es la persona más inteligente en el equipo no es un verdadero líder, esta persona no tiene fe en los demás y nunca se ha molestado en desarrollar habilidades de liderazgo. Es la persona dispuesta a escuchar y aprender, la que tiene los ingredientes de un gran líder.

 “El trabajo de un líder es sacar lo mejor de la gente, no es ser la mejor persona”.

 El Triángulo de empresarios e Inversores (Triángulo DI) es un marco de gran alcance que señala los 3 elementos básicos necesarios para cualquier negocio o inversión exitosa. Liderazgo constituye la tercera y última parte del Triángulo DI (junto con la Misión y del equipo). Los líderes se componen de personas diferentes en estatura, peso, sexo y origen étnico, pero todos comparten cualidades intangibles.

Cualidades Intangibles de un Buen Líder:

  1. Es humilde;
  2. Enseña con el ejemplo;
  3. Cuida su nombre (Reputación);
  4. Es noble, bondadoso y prudente;
  5. Participa, delega y corrige;
  6. Mantiene actitud positiva permanente;
  7. Trabaja por la misión del equipo;
  8. El líder no es lo más importante… El equipo y la misión son lo verdaderamente importante;
  9. Es apasionado;
  10. Es visionario.

Hablar no es vender

Muchos vendedores son muy apasionados con su producto o servicio, esto es importante para ser un vendedor eficaz. Sin embargo, ser un apasionado de lo que vende puede ser un arma de doble filo, si usted, como vendedor está muy interesado en la explicación de las virtudes del producto o servicio puede ignorar las necesidades y los deseos de su cliente y en consecuencia su presentación de ventas no será eficaz.

Por ejemplo…

Formo parte de una empresa de multinivel donde las personas que ingresan pueden incrementar sus ingresos mensuales a tiempo parcial en más de mil dólares (us1000) en menos de seis meses. Soy muy apasionado, especialmente porque las personas que se unen a mi equipo cambian sus vidas y comienzan a desarrollar verdaderos planes de empresa. Por lo tanto, siempre estoy emocionado al hablar de la oportunidad y cómo puedo ayudar.

Ahora, supongamos que tengo una cita con un prospecto potencial. Si comienzo algo como esto …

Yo digo: “Gracias por su tiempo! Voy a compartir con usted cómo puede incrementar sus ingresos mensuales a tiempo parcial en más de mil dólares al mes en menos de seis meses…

Estoy en problemas.

Yo no le estoy vendiendo a mi prospecto en este escenario. Estoy hablando a mi cliente. Algunos de ustedes pueden creer que es lo mismo en este ejemplo, después de todo, estoy compartiendo un beneficio sólido – se trata de una técnica de gran alcance, pero no en esta etapa inicial del proceso de ventas. El reto aquí es que soy tan apasionado por el beneficio de la oportunidad que tengo para ofrecer, que no estoy pasando por el proceso de ser un vendedor eficaz!

Aunque hay muchos pasos en el proceso de venta, el que trataré en este ejemplo, es investigar, es decir, hacer preguntas y escuchar. En el ejemplo anterior, asumí que sabía lo que le interesaba al prospecto. Pero, ¿y si mi prospecto no está interesado en incrementar sus ingresos?

Para venderle, debo saber cuáles son sus necesidades reales y los resultados que quiere generar con mi oportunidad. Aquí es donde comienza la venta. Hacer muchas preguntas para poder definir el problema y qué tipo de solución es la buscada por el prospecto. La idea es tener comprensión clara de lo que busca mi prospecto.

En el proceso de cuestionamiento, yo puedo saber cual es el problema del prospecto, es que él no está tratando de incrementar los ingresos, pero si quiere más tiempo libre. Esto es una situación diferente a la que he presentado en el ejemplo inicial!

Una excelente vendedor está interesado en ayudar a su prospecto a resolver su problema específico o satisfacer su necesidad. Sólo deben discutir las soluciones que puede proporcionar. Si no tiene la solución adecuada para su prospecto potencial, debe recomendar a alguien que tenga la solución adecuada. De esta manera, se fortalecerá su relación con el prospecto de forma que habrá nuevas referencias y oportunidades para las dos partes en el futuro, frente a tratar de manipular al prospecto para que compre un producto o servicio que no necesita y tener nu cliente insatisfecho.

Por lo tanto, no le digas a tu cliente lo que debe querer o necesitar. En su lugar, utilice las buenas habilidades de interrogación para determinar que quiere o necesita realmente.

¡Es Fácil Hablar Bonito!

Es fácil hablarle bonito a la persona que amas…

Lo difícil es poder verla con ojos llenos de amor cuando sus actos y sus palabras te hieren.

Es fácil hablar de perdón, del amor de Dios y de su misericordia cuando has fallado…

Lo difícil es llenar tu corazón del amor y la misericordia de Dios para ni siquiera juzgar a quien te ofende, te hiere o te causa dolor.

Es fácil amar a quien te ama…

Lo difícil es amar a quien estando a tu lado, sólo quiere estar al lado de la persona que ama.

Es fácil hablar de liderazgo…

Lo difícil es enfrentar los retos y decirle a tu equipo que te siga porque tu sabes a donde vas.

Es fácil hablar de ser emprendedor…

Lo difícil es levantarse una vez más cuando ya perdiste la cuenta de tus caídas y sientes que ya no hay más fuerzas.

Es fácil querer el estilo de vida de los exitosos…

Lo difícil es pagar el precio que ellos pagaron por su éxito.

La próxima vez que quieras hablar, cierra tus labios por un momento y piensa, si de verdad estas dispuesto a ser coherente con tus palabras y actuaras para hacerlas realidad. Dios no premia a quienes hablan bonito… Dios tiene sus grandes bendiciones para los que teniendo FE, se levantan una vez más, trabajan y luchan, aún sin fuerzas para que sus palabras más bonitas no sea lo que dijeron sino lo que hicieron.

¿A quién quieres en tu equipo?… Al que habla bonito ó al que muestra hechos?

De la Pobreza a la Riqueza

En este video podrá descubrir como pasar de la pobreza a la riqueza. Los pobres tienen comportamientos y creencias que los hacen más pobres al igual que los ricos tienes sus propias creencias y comportamientos que los hacen más ricos.

Al conocer lo que hacen los ricos para ser cada día más ricos, podrás diseñar un plan para comenzar a aplicar sus mismas reglas y comenzar a generar riqueza.

Durante los últimos doce años he desarrollando negocios aplicando estos principios y pude comprobar directamente su efectividad.

¿Tienes lo que se necesita para ser un emprendedor? – Richard Branson

Richar Branson

Los emprendedores tienen que confiar en sus instintos y negarse a rendirse cuando su audaz nueva idea sea tachada de inviable.

Es probable que enfrentes críticas y, en los primeros días de tu negocio, tú seas el pararrayos del rechazo, así que necesitas poder manejar cualquier negatividad que venga en tu dirección.

Muchas personas me hablan un poco de su idea para un negocio, y me preguntan si será un éxito, pero se requiere mucho más que eso. El sentido emprendedor o emprendimiento es una de las profesiones más difíciles y desafiantes que una persona pueda elegir, y es muy difícil predecir a quién le irá bien. Si estás pensando en lanzar una empresa, he aquí un cuestionario para ayudarte a pensar si estás listo para la aventura que tendrás por delante:

1. ¿Le dices a todos que eres un emprendedor?

Los emprendedores rara vez tienen tiempo de anunciar al mundo que son emprendedores; están demasiado ocupados y enfocados en su trabajo para preocuparse por la manera en que los perciben.

2. ¿Estás trabajando en tu negocio de tiempo completo, o ese es tu objetivo?

El emprendimiento no es un papel de medio tiempo o un relleno entre empleos asalariados. Estás dedicado a ello con el objetivo de hacer de tu negocio un éxito o no sobrevivirás a largo plazo. Si la seguridad laboral y los horarios de trabajo regulares son importantes para ti, ¡entonces este no es el papel para ti!

3. ¿Qué te motiva para lanzar tu negocio?

No eres un emprendedor si estás lanzando tu negocio estrictamente por el dinero. Es cierto que todos necesitamos ganarnos la vida, y si permaneces enfocado y le dedicas esfuerzo algún día podrías ganar mucho dinero, pero el efectivo no puede ser tu motivación primaria.

4. ¿Cuáles son tus objetivos para tu negocio?

Los emprendedores generalmente no inician con visiones de crear corporaciones enormes. Yo no tenía planes de crear una compañía mundial más de lo que Steve Jobs imaginó que Apple se volvería cuatro veces más valiosa que General Electric: Me dispuse a hacer música, y Steve quería construir computadoras. Prácticamente a eso se resumía todo.

5. ¿El temor al fracaso te impide poner a prueba tus ideas?

Los emprendedores no tienen miedo al fracaso, sino que más bien aprenden de él y siguen adelante. Algunos de los mayores perturbadores que el mundo empresarial ha visto han ido a la bancarrota en pos de sus sueños; Henry Ford y Walt Disney, por mencionar a dos de ellos.

6. ¿Te preocupa lo que la gente piensa de ti?

Como adjunto a la anterior respuesta, el sentido emprendedor requiere de una piel gruesa y una alta capacidad para tolerar la incomodidad. Si tienes problemas con el riesgo o las críticas, entonces no deberías meterte en los negocios. Y eludir la culpa no es una opción: En los primeros días de tu negocio, el rechazo no tiene donde más recaer que en ti, así que necesitas poder manejarlo.

7. ¿Te gustan los reflectores?

Tienes que ponerte al frente. Si no estás preparado para dar un paso adelante y ser el rostro de tu compañía de vez en cuando, estarías mejor trabajando para alguien más. No te preocupes: Si un desertor del bachillerato tímido y disléxico como yo pudo superar su terror a hablar en público, entonces cualquiera puede.

8. ¿Tus empleados tienen que hacer todo a tu modo?

Si eres del tipo de administrador que quiere que las cosas se hagan “a mi manera o te vas”, entonces nunca vas a ser un emprendedor; la capacidad de delegar y de colaborar son rasgos clave.

9. ¿Crees en ti mismo y en tus ideas?

Los pensadores perturbadores rara vez proponen ideas que son instantáneamente comprendidas por todos a su alrededor. Deben tener una confianza inquebrantable en sus propias convicciones; y hasta más. Los emprendedores tienen que confiar en sus instintos y negarse a rendirse cuando su audaz nueva idea sea atacada como inviable, a menudo por razones muy sensatas. Los que creen en la sabiduría popular no deberían participar.

En 1983, cuando Virgin Records era nuestro principal negocio y yo estaba trabajando en iniciar una aerolínea trasatlántica, si hubiera puesto atención a las escandalizadas afirmaciones en el sentido que yo estaba “totalmente loco”, entonces Virgin Atlantic Airways nunca habría existido. ¡Eso no significa que estuvieran equivocados!

Cualquiera que sea la industria, se requiere una enorme cantidad de espíritu emprendedor, hambre, deseo, valor y algo de locura al estilo de David para tomar una honda y competir con los afianzados Goliat de la industria. Lo cual me lleva a la siguiente pregunta.

10. ¿Estás un poquito loco?

Si no, quizá no estás hecho para la vida de un emprendedor. Hay muchas formas gratificantes y muchas menos traicioneras de ganarse la vida, pero pocas son la mitad de divertidas.

LOS RASGOS QUE COMPARTEN LOS PENSADORES PERTURBADORES

Los emprendedores que abren nuevos caminos deben convencer a otras personas de creer en sus ideas poco convencionales. Para hacer eso, debes tener:

– Valor: Los pensadores perturbadores deben poder confiar en sus instintos.

– Tenacidad: Las ideas audaces a menudo van en contra de la sabiduría popular, así que los pensadores perturbadores tienen que estar listos para defenderse. También deben tener un firme deseo de competir con los jugadores establecidos.

– Una piel gruesa: Es probable que enfrentes críticas y, en los primeros días de tu negocio, tú eres el pararrayos del rechazo, así que necesitas poder manejar cualquier negatividad que venga en tu dirección.

Richard Branson es fundador de Virgin Group y compañías como Virgin Atlantic, Virgin America, Virgin Mobile y Virgin Active.

@richardbranson.

Las preguntas de los lectores serán respondidas en columnas futuras. Por favor envíelas a richard.branson@nytimes.com.

Incluya su nombre, país, dirección de correo electrónico y el nombre del sitio web o publicación donde leyó la columna.